9 Ventajas del Propósito Organizacional

El propósito es una declaración sobre la diferencia que una organización quiere hacer. Es la razón de existir, da dirección, es el paraguas bajo el cual se conectan las voluntades y los esfuerzos de todos los colaboradores. El Para Qué resuelve una necesidad del mundo, es catalizador de la creatividad, de la innovación y del compromiso organizacional.

Las personas que pueden articular en una frase corta la razón por la que se levantan cada mañana tienden a tener vidas más plenas, exitosas, sanas, longevas y felices. Tener un propósito de vida claro da sentido a nuestras vidas y permite que las cosas fluyan. Es igual para las empresas. 

Por el contrario, cuando no sabemos cuál es nuestro “Para Qué” la sensación es parecida a la de andar sin rumbo. Como dice el gato de la película de Alicia en el País de las Maravillas, “Si no sabes a dónde vas, cualquier camino puede llevarte”

En una organización que no tiene un propósito superior definido, los colaboradores saben cómo hacer las cosas, pero no necesariamente para qué las hacen. No logran identificar la conexión entre sus actividades diarias y ese bien mayor que rebasa los muros del edificio para contribuir positivamente. Hay miles de cosas que hacer, reina la sensación de urgencia y de estar ocupados, pero los esfuerzos están desorganizados y no apuntan a una dirección en particular.

El propósito es una declaración sobre la diferencia que una organización quiere hacer. Es la razón de existir, da dirección, es el paraguas bajo el cual se conectan las voluntades y los esfuerzos de todos los colaboradores. El Para Qué resuelve una necesidad del mundo, es catalizador de la creatividad, de la innovación y del compromiso organizacional. Las empresas con propósito saben cómo responder a las preguntas: ¿Por qué existe nuestro negocio?, ¿Por qué necesitamos existir?, ¿Cuáles son los valores fundamentales que unen a todas las partes interesadas e involucradas?

¿Por qué es importante que una organización tenga un propósito?

Además de una buena estrategia, tener un propósito claro ofrece muchos beneficios. Entre ellos, facilita la toma de decisiones, eleva el involucramiento de los colaboradores y la lealtad de los clientes, promueve la felicidad y la realización personal. Es clave para crear y sostener en el tiempo a una empresa de alto desempeño. 

En su libro “It’s not what you sell, It’s what you stand for”, el autor Roy M. Spence señala y desarrolla con detalle nueve ventajas del propósito.

1. Es el motor

Es el factor clave para asignar recursos, contratar colaboradores, planear el futuro y juzgar el éxito. Facilita la toma decisiones y guía las acciones de la organización. Ante la presencia de oportunidades o retos permite responder a las preguntas: ¿Es esto lo correcto dado nuestro propósito?, ¿Nos ayuda a fortalecer y a avanzar nuestra causa? Si la respuesta es afirmativa, lo hacemos; si va en contra de nuestro propósito, lo dejamos pasar. Los líderes motivados para cumplir con el propósito toman decisiones asegurándose de que éste sea honrado.

2. Es un camino al alto desempeño

Satisface la necesidad que tienen las personas de contribuir y genera sentido de pertenencia en la empresa. El propósito surge de la pasión y fortalezas de la organización y debe intersectar con las necesidades de su audiencia. La zona ganadora es aquella donde una empresa contribuye positivamente al mundo, haciendo algo que apasiona a todas las partes involucradas y que les permite utilizar sus mejores recursos.

3. Promueve ideas visionarias e innovación

Cuando el propósito es claro existe el deseo y la voluntad de darle vida, de beneficiar a más gente, de hacer las cosas mejor y crear valor. Esto es combustible para la creación de ideas visionarias e innovaciones constructivas que no sólo abonan a la causa, sino que inspiran y llenan de sentido el proceso.

4. Mueve montañas

Dijo el filósofo Nietzsche: “Quien tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo”. El propósito une a las personas para lograr objetivos y resolver problemas aparentemente insuperables. Enciende el fuego interno para pelear batallas que parecen imposibles de ganar. Va de la mano del corazón. Cuando pienso en esto me vienen a la mente imágenes de los ucranianos defendiendo su país de la invasión rusa.

5. Es un ancla en entornos turbulentos

Los mercados están siempre cambiando, las condiciones y reglas del juego también. Hay subidas, bajas, cielos azules y temporadas de huracanes. El propósito es un punto de soporte y un mapa para mantenernos en ruta a lo largo del viaje. Es un elemento estabilizar en entornos volátiles e inciertos.

6. Inyecta una dosis de autenticidad

Un verdadero propósito no puede fingirse. Es genuino, real y es justo lo que los clientes aprecian de la organización y sus marcas. Te distingue. Los clientes conectan emocionalmente con tu causa, quieren saber qué haces, por qué haces lo que haces y cómo vas a demostrar que tu marca está haciendo lo que dice que hace. Obliga a responder a la pregunta: ¿Qué estás haciendo para respaldar tu propósito?, ¿Qué vas a hacer para darle vida? Aunque puede expresarse de diferentes maneras en diferentes contextos, es lo que los demás reconocen como único y que extrañarían si no estuviera.

7. Atrae a las personas correctas

El propósito es como un imán que acerca a las personas adecuadas para el negocio. Colaboradores, proveedores, inversionistas, clientes que se identifican con los valores y la causa. Crea un vínculo entre los colaboradores. Por otro lado, tener un propósito claro, ayuda en el proceso de reclutamiento. Es posible seleccionar a individuos que ya tienen los valores de la empresa.

8. Aporta energía y vitalidad

Trabajar en servicio de un propósito superior atrae a la organización a personas energéticas y motivadas. Es una fuente de motivación significativa  y sostenible para los colaboradores. Cuando una organización es capaz de proveer a los colaboradores con un trabajo lleno de sentido y algo en qué creer, se beneficia de la energía de personas altamente motivadas, comprometidas y apasionadas.

9. Contribuye a una buena vida

El propósito no es algo que acomodas en los fines de semana o en los ratos libres; sino algo que permea en todos los aspectos de la vida. Cuando las personas sentimos que estamos haciendo la diferencia, nos sentimos bien y orgullosos de lo que hacemos.

Invertir tiempo y recursos en la definición del propósito es clave en la construcción de empresa que aspira a funcionar con alto desempeño y a sobrevivir en el tiempo. 

¿Cuál el propósito superior de tu organización?

Nicole Fuentes

Nicole Fuentes

Durante 22 años, transformar el conocimiento científico, la investigación y la teoría en herramientas prácticas y accionables para ayudar a las personas a tener un vida individual y profesional más feliz y con propósito, ha sido mi enfoque y zona de genialidad.

¡CONÓCEME!

¡Únete a mi Newsletter!

mantente en contacto